GoDebtor

Gestión de cobros y control de impagos.

Gestión Integral de Impagos y Morosidad: Un Enfoque Técnico para Mediadores

Gestión de cobros y control de pagos. Los riesgos deben ser contemplados en cualquier operación

Autor: Godebtor (fuentes)

La noción de morosidad se refiere al retraso en el cumplimiento de una obligación pecuniaria. Este retraso, ya sea deliberado o no, implica un incumplimiento contractual que puede acarrear consecuencias adversas para el acreedor. Específicamente, para las entidades empresariales, un moroso puede representar una amenaza a su liquidez y estabilidad financiera. Diversos marcos legislativos abordan el incumplimiento de pagos, evidenciando la relevancia de este aspecto en el comercio y las relaciones contractuales.

Para mitigar estos riesgos, es imperativo adoptar una gestión proactiva y técnica de los impagos, evitando en lo posible la intervención judicial, la cual puede ser costosa y prolongada. A continuación, se presenta un enfoque estructurado y técnico sobre la gestión de morosidad:

1. Contabilidad de Costes:

Desde la etapa inicial de cualquier relación comercial, es crucial identificar y asignar correctamente los costes relacionados con cada cliente. Estos costes, ya sean comerciales, logísticos o tecnológicos, deben ser plenamente comprendidos y monitorizados. Al diferir cualquier liquidación, es esencial tener en cuenta no solo los costes directos, sino también los indirectos como los costes financieros derivados del aplazamiento del cobro.

La contabilidad de costes nos permite establecer una política de precios adecuada, considerando tanto el coste base como el margen deseado, y definir un plan de cobros y pagos alineado con los objetivos estratégicos de la empresa.

2. Política Comercial y Condiciones de Contratación:

La definición de términos y condiciones de contratación no debe ser relegada al cliente; debe ser el reflejo de la estrategia empresarial. Sin embargo, esto no anula la posibilidad de negociaciones. Si surge una modificación en las condiciones (por ejemplo, plazos de pago más extensos solicitados por un cliente importante), es imperativo realizar un análisis detallado del impacto financiero y de los riesgos asociados.

3. Monitorización y Control de Cobros:

a. Vigilancia Pasiva en Gestión de Cobros:

Es esencial realizar una auditoría crediticia continua de nuestros clientes, utilizando tanto fuentes directas (interacción con el cliente) como indirectas (informes de solvencia, registros mercantiles, entre otros). Esta vigilancia nos permitirá identificar potenciales amenazas, como problemas financieros o comerciales del cliente, y adaptar nuestra estrategia de cobro en consecuencia.

b. Seguimiento Activo de Cobros:

Para aquellos clientes que presenten indicadores de impagos o riesgos elevados, es necesario adoptar un seguimiento más exhaustivo y frecuente. Estos clientes requieren de una estrategia de gestión diferenciada que puede incluir:

  • Vía Amistosa: Fomentar la comunicación temprana y efectiva, utilizando medios modernos y tecnológicos para establecer un diálogo constructivo y buscar soluciones conjuntas.

  • Vía Judicial: En casos donde la vía amistosa no resulta efectiva, es crucial conocer los mecanismos legales disponibles, como el procedimiento cambiario o el monitorio, para garantizar nuestros derechos como acreedores.

Conclusión:

La gestión de impagos y morosidad es un aspecto crucial en el ámbito empresarial que requiere de un enfoque técnico y proactivo. La combinación de una correcta contabilidad de costes, una política comercial sólida y un seguimiento efectivo de cobros garantizará una mejor salud financiera y reducirá los riesgos asociados a la morosidad. Desde perspectivas como la de Godebtor, se hace énfasis en la resolución amistosa, siempre teniendo presente la posibilidad de intervención judicial si la situación lo requiere.

Más información

El proceso de recuperación de deuda en el ámbito judicial

El proceso de recuperación de deuda en el ámbito judicial

En el camino hacia la recuperación de una deuda se pasan por diferentes etapas

Autor: Godebtor (fuentes)

En el camino hacia la recuperación de una deuda se pasan por diferentes etapas. La gestión amistosa de recuperación siempre es el primer paso a realizar para recuperarla cuanto antes. Llegado un momento en el que agotamos esta vía pasamos a estudiar la via judicial.

El primer punto a analizar como acreedor es distinguir si nos encontramos con títulos ejecutivos o títulos no ejecutivos. 

Diferenciamos:

Bloque 1. Título ejecutivo: el ejemplo más claro es un préstamo formalizado en escritura notarial. Es un título con suficiente peso para poder iniciar directamente una acción judicial directa, no requiere de un reconocimiento previo o una declaración judicial del crédito del acreedor.

Clasificación: Los procedimientos ejecutivos son:

1.1. Procedimiento ejecutivo cambiario.
1.2. Procedimiento ejecutivo de ejecución.

Bloque 2. Título no ejecutivo (declarativos): un ejemplo sería un acuerdo verbal entre acreedor y deudor, una factura, un recibí, etc. Es un titulo que no tiene suficiente peso jurídico para ir vía directa a un procedimiento judicial, requiere de un reconocimiento del crédito del acreedor, para ello es necesario un procedimiento judicial declarativo. Una vez reconocida la deuda podrá acudir a la vía ejecutiva con un título ejecutivo.

Clasificación. Los procedimiento declarativos son:

2.1. Procedimiento declarativo monitorio.
2.2. Procedimiento declarativo verbal. (< 6.000€)
2.3. Procedimiento declarativo ordinario. (> 6.000€)

A continuación detallamos los procedimientos declarativos, dado que los de título ejecutivo son más directos y no requieren pasos previos en el reconocimiento de deuda, ya que su reconocimiento se ha hecho oficial por las vías jurídicas propias y reconocidas. De hecho, el objetivo de los declarativos es situarse en títulos ejecutivos para poder recuperar la deuda.

A la hora de elegir el procedimiento judicial más apropiado para reclamar una deuda (sin título ejecutivo), la Ley de Enjuiciamiento Civil establece diferentes vías para reclamar una deuda. Detallamos a continuación:

2.1. Procedimiento monitorio.

El procedimiento monitorio es la herramienta judicial primordial más utilizada para la recuperación de deuda vía judicial. Además es el más económico, rápido y eficaz. Sin límite de cuantía y a través de la petición monitoria junto la documentación básica acreditativa del débito (factura, albaranes, partes de trabajo, presupuestos, contratos, etc.). Es una reclamación judicial al deudor que no tiene límites de cuantía y no precisa de la presencia de abogados ni procuradores para interponerlo. Los requisitos para poder ir vía monitorio se establecen en el artículo 812.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), en él se especifica que la deuda ha de ser:

  • Dineraria. Expresada en euros o cualquier moneda de curso legal. Si se reclamasen otro tipo de bienes u obligaciones no dinerarias el procedimiento monitorio no sería el usado judicialmente para reclamar la deuda. Ejemplo de dinerarias, la más común de las facturas en euros. Ejemplo de no dinerarias, el pago con especies. 
  • Líquida. Una deuda es líquida si se puede determinar su importe. Cuando el importe no es determinado con exactitud no se considera deuda líquida por lo que no se podrá usar este procedimiento judicial. Ejemplo de líquida, un labarán de entrega con el valor de la mercancía entregada. Ejemplo de no líquida, reclamar una indemnización por responsabilidad civil.
  • Vencida. La deuda vencida es la que ha superado el plazo fijado para su abono. Ejemplo de deuda vencida, se determina el pago de la factura a los 30 días desde la emisión. Ejemplo de deuda no vencida, dentro del periodo de los 30 días contemplados en el periodo de abono.
  • Exigible. La deuda es exigible cuando se puede reclamar legalmente su cobro sin ningún tipo de impedimento. La obligación es exigible cuando puede demandarse el cumplimiento de la misma por no estar pendiente de un plazo o de una condición. Ejemplo de deuda exigible, se liquidará la deuda entregada la mercancía y se procede a entregar la mercancía. Ejemplo de deuda no exigible, si la anterior está sujeta igualmente a la entrega de mercancía y todavía no se ha producido la entrega, la deuda no será exigible hasta que no se entregue la mercancía.

Para iniciar además un procedimiento monitorio se debe también poder acreditar la deuda con documentos que la prueben. Pueden ser documentos de cualquier forma o soporte que aparezcan firmados o con sello, física o electrónica de la persona deudora. Además la persona acreedoras debe presentar documentos como son facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, burofax, documentos habituales que documentan los créditos y deudas en relaciones comerciales. O cualesquiera otros documentos que, aun siendo unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que parezca existente entre acreedor y deudor.

En definitiva, el procedimiento monitorio es un procedimiento judicial creado por la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 para la reclamación de deudas sin límite de cuantía, que se presenta como un instrumento rápido, sencillo y eficaz que comporta altos porcentajes de éxito en la gestión de cobro.

Admitida a trámite el juez da un plazo de 20 días al deudor para que pague o alegue lo que a su derecho convenga. Si el deudor se opone, negando la existencia de la deuda, el procedimiento monitorio se archiva y la tramitación continúa según los cauces del procedimiento declarativo correspondiente en función de la cuantía que se reclama.

Para reclamaciones inferiores a 6,000€ se continúa con Procedimiento declarativo verbal.
Para reclamaciones superiores a 6,000€ se continúa con Procedimiento declarativo ordinario.

2.2. Procedimiento declarativos verbal (< 6.000€).

Es un procedimiento sencillo en el que se busca la celeridad en la tramitación para tramitaciones inferiores a 6.000€. Se inicia mediante demanda suscrita por letrado y procurador de manera obligatoria para reclamaciones superiores a 2,000 €. En cambio no es obligatoria su presencia en reclamaciones de menos de 2.000€. Además en reclamaciones inferiores a 900 € no hay costas. En estos procedimientos el juez, vistas las pretensiones de las partes, que deberán ser acreditadas por quien las alegue, se pronunciará declarando o no la existencia del crédito en la sentencia.

2.3. Procedimiento declarativos ordinario (> 6.000€).

Si la deuda es superior a los 6.000 €, a diferencia del verbal, es el procedimiento judicial necesario para llegar a resolución firme que permita interponer una demanda ejecutiva para poder ir contra los bienes del deudor. Recordemos que estos procedimientos tienen cómo objetivo obtener el título ejecutivo para acción directa de recuperación de deuda contra los bienes del deudor. Son como su nombre indica, procedimiento declarativos, en los que en lugar de ser reconocida la deuda por ellos mismos, es un juez quien reconoce la deuda entre las partes.


¿Y ahora qué? Sea como sea, ya tenemos el título ejecutivo. Volvamos al bloque 1.

1.1. Procedimiento ejecutivo cambiario.

Previsto para los supuestos en los que la deuda está documentada en letra de cambio, cheque o pagaré. Se trata de un procedimiento ejecutivo en el que, acreditada la formalidad del título, se despacha directamente ejecución sobre los bienes que designe el deudor o sobre los que designe el juzgado si en el plazo de 10 días desde el requerimiento no se satisface el importe debido. Par ellos hay que acreditar que se ha producido un impago del efecto comercial, por lo que se debe presentar con protesto notarial (notaria da fe que no se ha atendido el pago de un efecto debidamente presentado al cobro) y la declaración sustitutiva (declaración del librado, fechada y escrita en el efecto con la indicación del día presentado y del impago del mismo).

1.2. Procedimiento ejecutivo de ejecución (título judicial / no judicial).

Es el procedimiento por el que se despacha ejecución sobre los bienes del deudor cuando la deuda está documentada en un título no judicial que lleva aparejado despacho de ejecución, como es el caso de las escrituras públicas, o un título judicial, como una sentencia declarativa que manifieste que el deudor ha de satisfacer al acreedor importes derivados de impagos. Por lo que en este grupo se pueden incluir de modo destacado, sentencias de condena firme, escrituras públicas y pólizas de contratos mercantiles intervenidas notoriamente.

Desde Godebtor fomentamos los acuerdos amistosos para evitar iniciar procedimientos judiciales, más largos en tiempo y costosos. Recomendamos agotar las vías extrajudiciales antes de iniciar procedimientos legales. Antes de dar el paso a iniciar procedimientos judiciales lánza una propuesta de comunicación a través de Godebtor

Más información

¿Por qué Godebtor para recuperar impagados?

¿Por qué Godebtor para recuperar impagados?

GoDebtor®: Reinventando la Gestión de Cobros a través de la Mediación Técnica

Autor: Godebtor (fuentes)

La moderna industria financiera se encuentra en un constante estado de cambio y evolución. La digitalización, sumada a las crecientes expectativas de una comunicación transparente y ágil, ha desafiado las antiguas prácticas de gestión de cobros y pagos. GoDebtor® surge como una propuesta innovadora que aúna tecnología con prácticas de mediación, para optimizar los procesos de gestión de activos líquidos tales como deudas, facturas pendientes, alquileres, y demás compromisos financieros.

El tradicional axioma “Quien paga descansa, quien cobra más” nos brinda una perspectiva de la intrincada relación entre deudor y acreedor. Sin embargo, en esta era de interconexión global, los desafíos y oportunidades que plantea la gestión de pagos exigen herramientas que vayan más allá de la simple transacción. Se requiere de plataformas capaces de mediar, comunicar, y generar consensos de manera efectiva.

La Revolución Digital en la Mediación de Pagos

Con la proliferación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), sectores tan variados como el social, económico y político han experimentado transformaciones profundas en sus modus operandi. La gestión de cobros, pagos y recobros no ha sido la excepción. Las TIC proporcionan herramientas que democratizan el acceso a la mediación, ofrecen soluciones para situaciones irregulares de gestión de deuda y promueven prácticas consensuadas globalmente.

GoDebtor® se ha establecido como una plataforma pionera en la autogestión de deudas y pagos. Su propuesta no solo se limita a facilitar transacciones, sino que incide profundamente en el fortalecimiento de las relaciones humanas. A través de la mediación, busca encontrar puntos en común entre las partes y promover entendimientos mutuamente beneficiosos.

Facilitando el Rol del Acreedor y el Deudor

Dentro del ecosistema GoDebtor®, tanto acreedores como deudores encuentran herramientas diseñadas específicamente para satisfacer sus necesidades particulares.

Para el acreedor, GoDebtor® no solo ofrece una plataforma de gestión, sino que potencia sus chances de éxito mediante la introducción de un tercero imparcial: el mediador. Esta figura actúa como un catalizador en la gestión de activos, ofreciendo supervisión, asesoramiento y, cuando sea necesario, intervención judicial.

Los deudores, por otro lado, no son vistos como adversarios, sino como actores clave en el proceso. GoDebtor® les brinda asesoramiento y orientación, actúa como un puente entre ellos y los acreedores, y proporciona herramientas que ayudan en la liquidación efectiva de sus compromisos.

Diferenciadores de GoDebtor®

  1. Ágil: La plataforma promueve la rapidez en la toma de decisiones, con herramientas que simplifican la comunicación y el cierre de acuerdos.
  2. Universal: Accesible desde cualquier rincón del mundo, GoDebtor® democratiza la gestión de cobros y pagos.
  3. Transparente: Cada acción y decisión queda registrada, promoviendo la confianza entre las partes.
  4. Novedoso: Más allá de una simple herramienta de gestión, GoDebtor® promueve la creatividad, el autoconocimiento y la inclusión de perspectivas variadas.
  5. Resolutivo: Con un enfoque orientado a resultados, la plataforma refleja cada etapa del proceso, desde la apertura hasta el eventual cierre de acuerdos.

En resumen, GoDebtor® se consolida como una respuesta eficaz a los desafíos actuales de gestión de cobros y pagos. Con un enfoque centrado en la mediación, la transparencia y la adaptabilidad, la plataforma busca redefinir la relación entre deudores y acreedores, promoviendo soluciones justas y equitativas en el mundo financiero del siglo XXI.

Más información

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad