GoDebtor

Consejos en procesos de mediación

La Mediación en el Ámbito Empresarial

Construyendo Soluciones Colaborativas

Autor: Godebtor (fuentes)

En un panorama corporativo cada vez más fluido y agresivamente competitivo, la destreza en la resolución de conflictos se erige como un componente esencial para la consecución del éxito y la expansión sostenida de las corporaciones. Dentro de este escenario, la mediación emerge como un instrumento inestimable, delineando un marco para abordar discrepancias empresariales desde un enfoque cooperativo y constructivista. En el presente ensayo, sumergiremos al lector en el universo contemporáneo de la mediación empresarial, examinando cómo el mediador profesional puede inyectar su expertise y presentando una serie de protocolos de excelencia para garantizar desenlaces óptimos.

Panorama Actual de la Mediación Corporativa: La mediación empresarial, en estos tiempos, no solo evoluciona, sino que experimenta una notable acogida por parte del tejido empresarial. Un número creciente de corporaciones percibe la validez de gestionar las discrepancias desde sus etapas iniciales, optando por una estrategia colaborativa y esquivando así los gravosos desembolsos económicos y temporales de litigios prolongados. La mediación, en este sentido, es visualizada no solo como una solución de eficiencia sino como un mecanismo que propicia la comunicación bidireccional, el entendimiento recíproco y la delimitación de acuerdos consensuados.

Función del Mediador: En el mundo empresarial, el mediador adopta una posición cardinal, operando como un facilitador que no ostenta un sesgo partidista. Su misión trasciende la simple negociación; radica en posibilitar que las partes en conflicto reconozcan y eluciden sus intereses esenciales, direccionando hacia resoluciones que aborden integralmente las demandas de todos los implicados. El mediador es el agente que promueve el diálogo sincero, la evaluación de alternativas y la formalización de acuerdos simbióticos.

Directrices de Excelencia en Mediación Empresarial:

  • Confidencialidad Rigurosa: En la mediación empresarial, es imperativo asegurar un marco donde la información compartida sea custodiada bajo estrictos estándares de confidencialidad, incentivando la sinceridad y transparencia entre las partes.

  • Escucha Proactiva: Los mediadores, armados con una acuidad auditiva superior, deben estar aptos para decodificar no solo las preocupaciones explícitas, sino también las subyacentes, permitiendo una interpretación empática y genuina de los puntos en cuestión.

  • Ecuánime e Imperturbable: La ecuanimidad y objetividad son el norte del mediador. Su papel no es emitir juicios, sino ser el puente que conduce a soluciones simbióticas. Esta objetividad es la piedra angular para instaurar un clima de confianza y fe en el proceso mediador.

  • Enfoque en Intereses y no en Posiciones: La mediación empresarial tiene que pivotar en torno a descifrar y abordar los intereses genuinos de las partes. Es imprescindible crear un ambiente donde las partes puedan desentrañar sus auténticas necesidades, propiciando soluciones innovadoras y de beneficio recíproco.

  • Versatilidad y Resiliencia: Los mediadores, en su labor, deben demostrar una versatilidad innata, ajustándose a las particularidades y complejidades de cada situación, instrumentalizando estrategias que propendan por una comunicación fluida y un desenlace favorable.

Reflexión Final: La mediación corporativa no es meramente una herramienta; es una filosofía de gestión conflictual que enfatiza en la colaboración y el entendimiento mutuo. Los mediadores, en este entramado, son las piezas pivotales que catalizan el diálogo y la búsqueda de soluciones equitativas. Al adherirse a protocolos de excelencia, se posibilita que las organizaciones no solo resuelvan conflictos, sino que metamorfoseen estas discrepancias en verdaderas oportunidades de sinergia y crecimiento colectivo. En esencia, la mediación empresarial es un viaje que transforma adversidades en vectores de progreso y cohesión.

Más información

Consejos en procesos de mediación

¿Por qué iniciar la mediación con Godebtor?

Mejor un mal acuerdo que un buen pleito

Autor: Godebtor (fuentes)

Llegados hasta aquí, posiblemente te estés planteando un iniciar un proceso de mediación. Ya es un buen paso el simple hecho de interesarse por un proceso de mediación hacia la resolución del conflicto.

¿Por qué has de estar convencido?

Dicho popular: “es mejor un mal acuerdo que un buen pleito”.

El proceso de mediación ha sido históricamente reconocido como un eficaz método alternativo de resolución de conflictos, fuera del ámbito de litigios judiciales. Al considerar la mediación, es esencial tener una comprensión clara y técnica del proceso, los roles de los involucrados y las técnicas empleadas para fomentar la comunicación y el entendimiento.

La Mediación: Un Paradigma de Solución

¿Por qué optar por la mediación? La respuesta es multifacética y trasciende el mero ahorro de tiempo y recursos. El adagio “es mejor un mal acuerdo que un buen pleito” encapsula una sabiduría pragmática que muchos han observado en sus experiencias con litigios judiciales.

  1. Confidencialidad versus Publicidad: En contraste con los procedimientos judiciales, que son públicos y pueden generar exposición no deseada, la mediación opera bajo el sello de confidencialidad, protegiendo las sensibilidades y detalles de las partes involucradas.

  2. Flexibilidad Procedimental: La mediación es esencialmente adaptable, diseñada para acomodarse a las especificidades de cada caso. A diferencia de los procedimientos judiciales rígidos, permite un diseño de proceso más personalizado.

  3. Neutralidad y Autonomía: Aunque el mediador es seleccionado por las partes, su rol es fundamentalmente neutral. Esta neutralidad contrasta con el sistema judicial, donde un juez, predeterminado por el sistema, toma decisiones vinculantes basadas en la ley.

Estrategias para una Mediación Eficaz

  • Paciencia y Resiliencia: La mediación, aunque más ágil que los juicios, requiere una paciencia estratégica. Es un compromiso a largo plazo con la solución de conflictos, alejado de impulsos emocionales.

  • Actitud Colaborativa: Un clima de cordialidad y respeto facilita la comunicación y construye puentes de entendimiento. No es simplemente una cortesía, sino una herramienta para allanar el camino hacia soluciones mutuamente beneficiosas.

  • Preparación Metódica: Antes de entrar en el proceso de mediación, las partes deben articular claramente sus intereses, preparar argumentos y anticipar posibles objeciones. Esta preparación facilita un proceso de negociación más fluido y enfocado.

  • Escucha Activa y Holística: Más allá de escuchar palabras, es vital captar las emociones y subtextos que a menudo revelan intereses y preocupaciones no expresadas directamente.

  • Negociación Integradora: Basada en principios claramente delineados, la negociación integradora se centra en identificar intereses comunes y construir soluciones que beneficien a todas las partes. Esta estrategia contrasta con las tácticas competitivas que buscan ganancias unilaterales a expensas de otros.

En esencia, la mediación es una danza de equilibrio, un esfuerzo conjunto para encontrar puntos en común y construir soluciones desde una perspectiva de ganar-ganar. Es vital que todas las partes involucradas entiendan que el objetivo es resolver el conflicto, no ganar a expensas de otros.

Finalmente, la elección del mediador es crucial. Un mediador con habilidades técnicas, experiencia y empatía puede ser la diferencia entre un proceso exitoso y uno infructuoso. En Godebtor, ofrecemos un enfoque contemporáneo de mediación, utilizando herramientas avanzadas y técnicas probadas para facilitar el diálogo, el acercamiento y el consenso.

Más información

¿Por qué iniciar la mediación con Godebtor?

El buen mediador

Método alternativo de resolver conflictos

Autor: Godebtor (fuentes)

Un mediador no es un juez. Un mediador no es un negociador. Un mediador ejerce la mediación, y eso se traduce en establecer las normas para el buen funcionamiento de una mediación. Entendiendo la mediación como un método alternativo de resolver conflictos conformando una solución integral.

  1. El mediador no sanciona. Iniciar un proceso de mediación es voluntario para cada una de las partes. No hay mediación posible si una parte no está dispuesta a seguir adelante el proceso de mediación. Tiene carácter 100% voluntario. El mediador no tiene capacidad para sancionar un conflicto entre las partes. Su participación consiste en alentar hacia un acuerdo.
  2. El mediador no juzga ni toma parte, tampoco se encarga de resolver el conflicto. Crea puentes mediante la aplicación de pautas y técnicas para que las partes consigan resolver el conflicto de forma consensuada.
  3. El mediador no es el solucionador. No debe ser el responsable de solucionar el conflicto. El conflicto debe ser resuelto por las personas afectadas. El mediador escucha, clarifica, promueve exponer opiniones, sintetiza situación, entre otros puntos, pero no dará con la solución del conflicto.

¿Y cómo lo hace? Escucha activa. 

La función el mediador se basa en escuchar activamente a las partes. Comprender a las personas afectadas por el conflicto y, acompañarlos en el camino de resolución de conflicto. Hay caminos con un alto componente emocional, otros caminos en los que se necesita un componente técnico, judicial, etc. Cada conflicto tiene su propio camino hacia la resolución. El mediador utilizará las técnicas oportunas para dar luz a ese camino. Guiará y ayudará a través del vehículo de la comunicación para que puedan resolver el conflicto y llegar por sí mismos a un acuerdo. Propone procedimientos de búsqueda conjunta de soluciones alternativas, que serán analizadas y seleccionadas desde la garantía de la satisfacción mutua, delimitando los acuerdos alcanzados. En resumen, evitará precipitarse hacia una solución prematura sin que se haya llegado al fondo del conflicto. Todas las divergencias, todos los intereses, necesidades y sentimientos que existen detrás de las posiciones deben aflorar y en eso dedicará gran parte de sus esfuerzos como mediador.

Según Ripol-Millet (2001), «la mediación basada en una concepción transformadora del conflicto, tiene unas características y objetivos que hacen que la persona mediadora ponga su foco de atención no en descubrir y rescatar aportaciones de las partes, que permitan sólo un acuerdo final, sino en examinar todas las explicaciones, declaraciones, retos y preguntas para reconocer y destacar las oportunidades de transformación que contienen. Cada una de las aportaciones de los mediados debe ser analizada por sí misma para descubrir espacios en los que ambas partes pueden adquirir potencial personal y capacidad de comprender la perspectiva del contrario».

El mediador promueve que las partes consideren el punto de vista de la contraparte, comprender los diferentes puntos de tratar un mismo tema y sopesar los distintos planteamientos. Analizar la historia común, para visión global del conflicto. 

Encuentra los mejores mediadores con Godebtor y cada vez será más fácil cerrar acuerdos.

Más información

La importancia de la mediación

La Importancia de la Mediación y Negociación en la Recuperación de Deudas

Un Futuro Incierto para los Bancos en España

Autor: Godebtor (fuentes)

Ante el escenario económico que España vislumbra actualmente, nos encontramos frente a desafíos enraizados en el incremento de impagos y la complejidad de gestionar deudas pendientes. Esta situación coloca a las entidades bancarias en una posición de especial vulnerabilidad, dada su directa implicación en estos procesos de endeudamiento. Ante este panorama, la urgencia de una mediación y negociación robusta y efectiva en la recuperación de deudas se torna ineludible. En el presente análisis, profundizaremos en las ventajas que implica la adopción de técnicas de mediación en el entorno bancario español, sustentando nuestro discurso en evidencia empírica y rigor técnico.

Radiografía de los Impagos en España: Las estadísticas recientes pintan un retrato de alarma en cuanto a los impagos, lo que genera tensión en las arcas bancarias y pone en jaque la solidez del tejido económico nacional. La respuesta a este desafío no puede ser otra que una estrategia eficaz y a largo plazo.

Mediación y Negociación como Catalizadores: Estas metodologías se perfilan como soluciones altamente estratégicas en el proceso de gestión de deudas. Su enfoque se centra en el diálogo constructivo, en la búsqueda de consensos y en la evitación de escenarios litigiosos.

Matices Beneficiosos de la Mediación y Negociación:

  • Preservación del Vínculo Cliente-Banco: Al apostar por un diálogo constructivo y no confrontativo, la relación entre las entidades financieras y sus clientes no se ve menoscabada, lo que propicia un clima de confianza para futuras interacciones.

  • Eficiencia Costo-Tiempo: Al comparar con procesos judiciales, la mediación y negociación tienden a ser menos onerosos y más ágiles, liberando recursos bancarios para su reasignación estratégica.

  • Soluciones a Medida: La adaptabilidad que caracteriza a estas técnicas permite la construcción de soluciones específicas y personalizadas, facilitando propuestas de pago que se adapten a la realidad del deudor.

Casuística Exitosa: Numerosos informes y testimonios avalan la mediación y la negociación como mecanismos eficientes. Las evidencias señalan reducciones temporales y optimización en las tasas de recuperación en contextos donde se ha priorizado esta metodología.

Proyecciones a Futuro: Anticipando un escenario de crecimiento de impagos, estas técnicas se erigen como fundamentales. Permiten a las entidades financieras maniobrar con destreza ante cambios, minimizando impactos negativos y potenciando la recuperación de capital.

Derroteros y Reflexión Final: En atención a las ventajas palpables que aporta la mediación y negociación en el ámbito de recuperación de deudas, es imperativo que las entidades bancarias en España integren y fomenten activamente estas prácticas. Al hacerlo, no solo se posicionarán estratégicamente ante el incremento de impagos, sino que solidificarán sus lazos comerciales y contribuirán a una mayor estabilidad financiera.

En conclusión, en el desafío de la gestión de deudas en España, la mediación y negociación emergen como herramientas preponderantes. Su implementación garantiza una recuperación de capital más eficiente, salvaguarda relaciones comerciales y traza un horizonte de mayor certeza en un entorno económico turbulento. Es un llamado a la acción para todos los stakeholders involucrados en el proceso de gestión y recuperación de deudas.

Más información

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad