GoDebtor

Define el objetivo del pacto

Define el objetivo del pacto

Primer paso: qué finalidad tiene el pacto

Autor: Godebtor (fuentes)

El primer paso es saber qué finalidad tiene el pacto. La finalidad suele ser clara a priori, finalidad comercial, mejora clima laboral, disfrute personal (vacaciones), etc. Hay finalidades evidentes y otras no tan claras. Conviene que las partes sepan su propia finalidad dentro del pacto. Por ejemplo, si una empresa está montando un viaje para sus clientes, la finalidad del pacto del viaje puede ser distinta entre las partes. Para unos, la finalidad del viaje será disfrutar de una vacaciones, desconexión y disfrute, para la otra parte (empresa) será intensificar unas relaciones comerciales. Si la finalidad no tiene sentido en una de las partes de poco sirve avanzar en la definición de objetivos. Siempre hay una finalidad detrás y no es necesaria o imprescindible aflorarla y evidenciarla. Pero si se hace ayuda a seguir el buen rumbo hacia el cierre del pacto.

 
El objetivo del pacto debe ser definido claramente, y de forma conjunta.
 
Es muy común encontrar personas que se centran en sus objetivos exclusivamente. Tienen a confundir los objetivos individuales con los conjuntos. Confunden finalidades del pacto con objetivos del pacto. En los pactos no hay objetivos individuales, los hay conjuntos o globales. Si una persona enfoca una negociación no teniendo claro estos dos conceptos y centrándose exclusivamente en los objetivos individuales no enriquece el sentido del pacto. Y posiblemente se acabe sin pacto, o con un pacto no suficientemente robusto.
 
Los objetivos fijan unos resultados alcanzables mediante la realización y consecución del pacto.
 
Primer paso. Dedicación conjunta a definir objetivo.
 
El mejor factor para consolidar el pacto es la dedicación conjunta en definir los objetivos. “Dedicación” requiere tiempo a invertir, y “conjunta” se trabaja conjuntamente en su definición y concreción. Si no tenemos “dedicación conjunta” no hablaríamos de pacto. Cada una de las partes, previo a la “dedicación conjunta”, puede haber trabajado individualmente para reflexionar sobre su aportación / contribución al pacto, ese trabajo “no conjunto” es un trabajo necesario, conveniente y enriquecedor para el cierre de un pacto fuerte. Porque el pacto es sinergia, es la suma de integrar las contribuciones parciales. Ejemplo: queremos llegar a Roma del modo más rápido y económico posible.
 
Hay que ordenar lo prioritario. “Todo es prioritario” es similar a quién envía correos siempre con “urgente” Al final pierde el valor urgente. Nos ayudará a determinar cuáles son los negociables.
 
Acotar los objetivos estableciendo límites inferiores, estaría representado por la posición en la cual no estamos dispuestos a cerrar pacto. Será determinante para conocer el margen de negociación que tenemos.  Cuánta más definición y concreción de los objetivos más sencillo será encontrar una zona común de entendimiento.
 
  • Objetivos primarios. Objetivos que consideramos con un rango de negociación estrecho.
  • Objetivos secundarios. Son objetivos negociables.
No debemos despreciar los Objetivos alternativos. Que son objetivos que no tenemos en nuestra agenda pero que pueden tener cabida en el transcurso de la negociación.
 
Segundo paso. Recursos necesarios para realizar el objetivo.
 
Si sabemos dónde queremos llegar hemos de formular que nos conllevará. Activos y pasivos, consumiremos recursos para su realización, humanos, financieros, etc. Hay que saber qué recursos conlleva. Un consejo, hay infinitas maneras de llegar a Roma. Pero aquí ya sabemos que queremos llegar a Roma. No es un objetivo pasar por París, pero puede que sí. Si alguien manifiesta que quiere llegar a París, ha habido una mal primer paso anterior. París no es objetivo. Llegar a Roma es el objetivo, en el que ya ha habido una dedicación conjunta en su definición.
 
Tercer paso. Plan de ejecución.
 
Es el paso más determinante, y el más sensible a los errores en pasos anteriores. Para formular un plan de ejecución debemos determinar procesos de actuación, orientados hacia el objetivo y capacitados con los recursos disponibles. Un plan de ejecución acorde con los dos pasos anteriores. De nada sirve hacer un buen plan de ejecución sin haber tenido en cuenta los recursos disponibles. Puede haber planes de ejecución muy buenos alineados con los objetivos pero no acordes con la asignación de recursos, por lo que deja de ser un buen plan de ejecución.
 
Caminando paso a paso. Seguimiento de la realización.
 
Una vez definido el plan de ejecución hay que ponerlo en práctica. Desde el primer paso hay que analizar su evolución. Hasta ese momento posiblemente nos hemos movido en premisas preestablecidas, suposiciones, estimaciones, etc. Llega la realidad y es el momento de monitorizar su evolución.
 

El éxito de un pacto radica en una clara comprensión de su propósito y en el establecimiento conjunto de objetivos.

  1. Entender la Finalidad del Pacto: Antes de embarcarse en cualquier negociación, es esencial entender su propósito. ¿Cuál es el deseo subyacente detrás de esta conversación? Ya sea por fines comerciales, mejorar relaciones laborales o buscar un tiempo de descanso, es esencial que todas las partes comprendan cuál es la meta real. Es válido tener diferentes perspectivas sobre la finalidad, pero es crucial que todas las partes estén en la misma página.

  2. Objetivos Claros y Conjuntos: La clave es evitar la miopía de centrarse únicamente en objetivos individuales y entender que una negociación exitosa implica objetivos compartidos. El pacto en sí es el resultado de la sinergia de ambas partes, y esta sinergia solo puede surgir si los objetivos están alineados y claramente definidos.

  3. Priorizar y Definir Límites: Al establecer objetivos, es crucial determinar qué es realmente esencial. No todo puede ser urgente. Además, es vital establecer cuál será el límite inferior, el punto más allá del cual no se puede negociar.

  4. Recursos y Capacidades: Conociendo el destino, es necesario determinar cómo llegar allí. ¿Qué se necesita para alcanzar el objetivo? ¿Qué recursos están disponibles y cuáles son necesarios? Aquí, la realineación puede ser esencial para garantizar que el camino seleccionado sea realista y factible.

  5. Planificación y Ejecución: Una vez establecido el objetivo y comprendidos los recursos, se necesita un plan sólido. Este plan debe ser coherente con los recursos disponibles y alineado con los objetivos. La alineación es la clave, ya que incluso el mejor plan fracasará si no está en sintonía con la finalidad y los recursos disponibles.

  6. Monitoreo y Evaluación: Finalmente, una vez que el plan esté en marcha, es esencial monitorear su progreso. Como con cualquier viaje, puede haber desvíos inesperados o barreras. A través de una revisión constante y un ajuste cuando sea necesario, es posible asegurarse de que el pacto siga siendo sólido y relevante, y que la negociación conduzca al éxito deseado.

En resumen, la negociación no es simplemente un intercambio de palabras, sino un proceso bien estructurado y dirigido que, cuando se hace correctamente, lleva a resultados fructíferos y beneficiosos para todas las partes involucradas.

Ganancias comunes y pérdidas individuales

Ganancias comunes y pérdidas individuales

Forjando Acuerdos: Uniendo Intereses para el Beneficio Mutuo

Autor: Godebtor (fuentes)

La clave para establecer acuerdos exitosos yace en entender que, más allá de los intereses individuales, lo que realmente fortalece un pacto es la existencia de un objetivo común. Aquí te presentamos cómo enfocarte en los puntos de unión y en las ganancias mutuas que resultan de dicho acuerdo:

  1. Focalizar en el Objetivo Común: Todo acuerdo debe ser guiado por una meta compartida. Es esencial que ambas partes reconozcan este propósito y trabajen hacia él.

  2. El Individualismo vs. El Colectivismo: Aunque es natural que cada parte tenga sus propias aspiraciones, el verdadero éxito reside en moldear estos intereses individuales en beneficio colectivo. Es vital hablar de objetivos conjuntos y no solo de metas personales.

  3. Descubrir Puntos en Común: Independientemente de cuán diferentes puedan parecer las posturas al inicio, siempre hay terreno común. Identificar y centrarse en estos puntos fortalece la base del pacto.

Las siguientes técnicas pueden ayudar a descubrir y potenciar estos beneficios compartidos:

  1. Empatía: Al ponerte en los zapatos del otro, puedes entender sus preocupaciones, motivaciones e inquietudes, permitiéndote encontrar más fácilmente un terreno común.

  2. Conócete y Conoce al Otro: El autoconocimiento y la comprensión de la contraparte son cruciales. Presentarse mutuamente y hablar abiertamente puede revelar objetivos y aspiraciones que de otra manera permanecerían ocultos.

  3. Progresar con Paciencia: Las mejores negociaciones toman tiempo. Es esencial no apresurarse, ya que la transparencia y la confianza se construyen paso a paso.

  4. Aceptar Sacrificios: Todo acuerdo requiere ciertas concesiones. Al reconocer y discutir estos sacrificios, las partes pueden encontrar formas de compensar las pérdidas individuales con beneficios colectivos.

  5. Cultivar y Reforzar la Relación: Un pacto es más que un simple acuerdo; es una relación que debe ser nutrida y fortalecida. Apreciar los esfuerzos realizados y expresar gratitud puede solidificar el pacto y garantizar su durabilidad.

En resumen, la esencia de un pacto sólido se basa en la búsqueda activa de beneficios mutuos, reconociendo y respetando los intereses individuales mientras se trabaja hacia un objetivo común. Al centrarse en los puntos en común y en la creación de relaciones genuinas, se establece un terreno firme para acuerdos duraderos y beneficiosos.

Detalla el orden del día

Detalla el orden del día

La Importancia del Orden del Día en la Negociación

Autor: Godebtor (fuentes)

El éxito de cualquier negociación no se limita simplemente al contenido de las propuestas presentadas o a la habilidad persuasiva de los negociadores, sino que comienza mucho antes, con la estructura y planificación adecuada de la reunión. Aquí es donde entra en juego el «orden del día», una herramienta esencial para el éxito de cualquier proceso de negociación.

¿Por qué es el orden del día una pieza fundamental?

  1. Preparación y Estructura: Antes de adentrarse en el núcleo de las discusiones, es crucial que ambas partes tengan una comprensión clara y común de los temas que se tratarán. Esto no solo establece las expectativas, sino que también garantiza que todos los temas relevantes se aborden de manera estructurada.

  2. Evitando Sorpresas: La negociación, a pesar de sus desafíos, no debe ser un terreno para sorpresas inesperadas. Al tener un orden del día acordado previamente, se asegura que ambos lados estén preparados para discutir y resolver cada punto presentado.

  3. Optimización del Tiempo: Con el tiempo asignado para cada tema, las partes pueden garantizar que todos los puntos reciban la atención que merecen, evitando debates extensos e innecesarios.

Directrices para un orden del día efectivo:

  1. Inicio con Puntos de Acuerdo: Al comenzar con temas donde existe un consenso probable, se establece un tono positivo y colaborativo para el resto de la negociación.

  2. Priorización: Lidiar con temas más desafiantes después de haber establecido un terreno común puede hacer que estos temas sean menos intimidantes y más manejables.

  3. Flexibilidad Controlada: Si bien es esencial mantenerse fiel al orden del día acordado, es igualmente crucial permitir cierta flexibilidad, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo.

  4. Revisión y Estrategia: Una vez establecido el orden del día, ambas partes deben tomarse el tiempo para revisarlo, prepararse adecuadamente y, si es necesario, establecer su estrategia de negociación.

  5. Respeto al Orden Establecido: En caso de desacuerdos sobre cambios en el orden del día una vez iniciada la reunión, la prioridad debe ser mantener el orden original, a menos que ambas partes acuerden lo contrario.

Concluyendo, el orden del día es más que una simple lista de temas a tratar; es una hoja de ruta que guía la negociación hacia un desenlace exitoso. Al seguir estas directrices, las partes pueden maximizar sus oportunidades de llegar a acuerdos beneficiosos para todos.

Después de esta planificación inicial y al seguir el camino trazado, es cuando se entra en el meollo de la negociación: entender y respetar los intereses de todas las partes y trabajar juntos hacia un objetivo común. Como se mencionó anteriormente, la esencia de un pacto sólido se basa en la búsqueda activa de beneficios mutuos, reconociendo y respetando los intereses individuales mientras se trabaja hacia un objetivo común.

Al iniciar una negociación es muy importante saber el orden de la negociación, comúnmente llamado el orden del día. Por lo que debe estar convenientemente confeccionado y consensuado por las partes. El orden del día sirve para obtener el acuerdo de todos los participantes en relación a los asuntos negociables o temas diversos que se van a exponer. Es un acto previo a la reunión que permite evitar temas no tratados internamente por una de las partes. Es conveniente formularlos al inicio de las sesiones negociadoras y estar presentados de forma genérica con suficiente antelación por ambas partes. Ayuda a marcar un rumbo en la sesión de negociación. Toda parte o agente negociador debe proponer un orden del día y enviarlo a la contraparte para su validación, aceptación o modificación. No hacerlo implica que se pueda dar un orden aleatorio, no conveniente para ninguna de las partes dada la falta de control que pueda tener la negociación en el resultado. 
 
¿Qué se consigue formulando el orden de día?
 
En el orden del día se define el núcleo de la reunión. El núcleo de la reunión son los puntos a tratar con las partes implicadas. Servirá para la presentar argumentos, responder argumentos, identificar estrategia y establecer posiciones. 
 
A nivel conjunto se consigue:
 
  • Ayuda a definir el núcleo de la negociación.
  • Se define la amplitud del debate. Se definen los límites que se van a tratar. Qué puntos entran en la negociación y qué puntos no entran en la negociación.
  • Posibilidad de reparto equitativo del tiempo. Se asigna tiempo estimado en cada asunto. 
 
A nivel de cada de las partes:
 
  • Cada parte da entrada a los puntos que le interesan.
  • Programar el desarrollo de la negociación dando prioridad a determinados asuntos. 
  • Ayuda a definir objetivos que se persiguen.
 
Es conveniente que los puntos que se prevé mayor consenso se atiendan al principio, es decir, los puntos del orden del día que requieran menor debate para llegar al encuentro de las partes se traten los primeros. Los puntos más distantes, a priori, conviene que sean tratados superado el ecuador de la reunión. Por dos motivos: el primer motivo, es debido a cerrar cuanto antes los puntos que acercan a las partes, dejarlos cerrados implica sensación de avance y unión, ya crea un nexo que ocasiona vinculación. El segundo motivo es porque superado el ecuador es más fácil centrarse en los puntos que requieren más atención. Es más probable que las partes estén más centradas en el ámbito de la reunión. 
 
El orden del día requiere atención por ambas partes. Y puede que a veces se llegue a incluso negociar su contenido. Es aconsejable que ambas partes acuerden el contenido del mismo, y si es propuesta de una de las partes, al menos sea enviado a la contraparte con un tiempo prudencial para poder consensuarlo.
 
Es conveniente dejar claro que si no está en el orden del día es un punto que no debe ser tratado. ¿Por qué? Puede que una parte no haya deliberado internamente el asunto y requiera de tiempo y preparación para cerrar el asunto con un acuerdo reflexivo. 
 
Es conveniente que ambas partes revisen el orden del día y establezcan la estrategia a adoptar para el entendimiento. 
 
Normalmente la parte que culmina el orden del día suele ser la que tiene mayor interés en la reunión y suele ser la que habitualmente tiene el primer turno para hablar. Cuando se define un camino no hay porque cumplirlo obligatoriamente si ambos están de acuerdo. Es conveniente. Si una de las partes quiere mantener el orden del día y la contraparte quiere cambiar el orden del día una vez empezada y conformada la reunión, tiene prioridad la parte que quiere mantener el orden del día propuesto inicialmente. 
  

Formaliza el pacto por escrito

Formaliza el pacto por escrito

Toda escritura es terapéutica. La Esencia de los Pactos Escritos: Más Allá de lo Formal

Autor: Godebtor (fuentes)

Frecuentemente, tendemos a ver el acto de formalizar un pacto como una acción seria, solemne y casi rígida. Sin embargo, en la realidad de las relaciones humanas, muchos de nuestros pactos y acuerdos, aún siendo informales, son tan vinculantes como los más formales. Este es el espíritu que impulsa a plataformas como Godebtor, que brinda un espacio para concretar pactos, incluso los más informales, dándoles la seriedad y validez que merecen, con la ventaja adicional de que sean por escrito.

¿Por qué optar por un pacto escrito?

  1. Testimonio Evidente: Un pacto escrito actúa como una prueba tangible de que hubo un acuerdo entre las partes, lo que facilita la referencia y el cumplimiento posterior.

  2. Claridad y Vinculación: Al documentar un pacto, se definen los términos y compromisos específicos, minimizando así las áreas grises y potenciando la responsabilidad entre las partes.

  3. Evitar Confusiones: La posibilidad de malentendidos se reduce considerablemente cuando todo está claramente escrito y acordado.

  4. Registro Temporal: Tener una fecha específica es crucial, especialmente en situaciones en las que el tiempo es esencial para el cumplimiento del pacto.

  5. Profundidad del Contenido: Un pacto escrito brinda la oportunidad de profundizar en detalles que podrían pasarse por alto en un acuerdo verbal.

  6. Reflexión y Entendimiento: El proceso de redactar un pacto fomenta la contemplación y el entendimiento mutuo, facilitando así una mejor cooperación y comprensión entre las partes.

Los pactos, como cualquier otro aspecto de las relaciones, pueden cambiar y evolucionar con el tiempo. Por ello, si un pacto cambia, Godebtor sugiere crear uno nuevo que refleje las nuevas condiciones. Esta evolución es un reflejo de la dinámica cambiante entre las partes y permite una comprensión más profunda de cómo ha madurado su relación.

El enfoque en la simplicidad es clave. Si bien es esencial tener todos los detalles en su lugar, es crucial que el pacto sea comprensible y fácil de implementar. Así como en una comida, donde empezamos con entradas ligeras antes de llegar al plato principal, con los pactos, es aconsejable empezar con términos claros y sencillos, dejando espacio para adaptaciones y matices en el futuro.

El Valor Personal de un Pacto Escrito

Escribir, en sí mismo, es una actividad reveladora. Al plasmar un pacto en papel, no solo estamos organizando los términos del acuerdo, sino también nuestros pensamientos y deseos. La psicóloga Mónica Bruder lo expresa claramente: escribir es en sí mismo un acto terapéutico. Al ralentizar y reflexionar sobre nuestros pensamientos, nos damos la oportunidad de comprendernos mejor a nosotros mismos y a la otra parte. Es un acto de introspección y empatía.

En resumen, un pacto escrito es mucho más que un simple documento. Es una manifestación tangible de un compromiso, una herramienta de autoconocimiento y, sobre todo, una base sólida para construir y mantener relaciones duraderas y fructíferas.

Pacta siguiendo las normas

Pacta siguiendo las normas

La Importancia de Pactar: Una Mirada Mediadora hacia la Conexión y Confianza

Autor: Godebtor (fuentes)

El proceso de pactar, entendido en un sentido amplio, es una práctica ancestral y omnipresente en la vida humana. Más que un mero acuerdo, el acto de pactar implica reconocer el valor de la conexión humana y la confianza mutua. Es esencialmente un ejercicio de mediación, donde las partes buscan puntos comunes y soluciones integradoras a sus necesidades e intereses.

En la mediación, un pacto es entendido como una herramienta poderosa para construir y fortalecer relaciones. Para el mediador, cada pacto representa un compromiso y un voto de confianza entre las partes. En su esencia, estos acuerdos buscan ir más allá de la mera formalidad y adentrarse en las emociones, las expectativas y las preocupaciones subyacentes que cada parte aporta al tablero.

Ahora, en un entorno interpersonal, donde las emociones y las relaciones previas juegan un papel primordial, la necesidad de pactar se vuelve aún más evidente. No es infrecuente que las personas, especialmente aquellas con relaciones de confianza establecidas, olviden o subestimen la importancia de formalizar sus acuerdos. Sin embargo, desde la perspectiva de la mediación, esta formalización tiene múltiples beneficios.

El Acto de Elevar un Pacto: Elevar un pacto no es simplemente formalizar un acuerdo; es un acto de reconocimiento mutuo y de validación de la relación existente. Al poner por escrito o formalizar un acuerdo, las partes están, de hecho, solidificando su compromiso y otorgando a sus acuerdos el peso y la importancia que merecen. Este proceso, aunque puede parecer superfluo, tiene el poder de estrechar lazos y clarificar las expectativas mutuas.

La Confianza en el Núcleo de los Pactos: La confianza es, sin duda, el cimiento de cualquier relación humana. En el contexto de la mediación, la confianza es doblemente crucial, ya que actúa como un lubricante en las negociaciones y como un pegamento en la consolidación de acuerdos. Cada pacto que realizamos, ya sea en el ámbito personal o profesional, es un testimonio de esta confianza. Es una declaración implícita de que creemos en la otra parte y en su compromiso con el acuerdo.

La Adaptabilidad y la Búsqueda del Equilibrio: Los pactos no son estancos ni rígidos; son el resultado de una negociación fluida en la que las partes están dispuestas a adaptarse y cambiar para encontrar un punto medio. Esta adaptabilidad es esencial para la supervivencia en la naturaleza y se refleja en cómo los seres humanos buscan acuerdos. En esencia, cada pacto es una manifestación de la búsqueda del equilibrio y la armonía.

GoDebtor: Revolucionando la Cultura del Pacto: En GoDebtor, entendemos la profunda significancia de pactar y la elevamos a un nuevo nivel. Ofrecemos una plataforma única donde las personas pueden formalizar sus pactos de una manera amigable, comprometida y eficiente. Si bien contamos con una vasta gama de acuerdos preexistentes, animamos a nuestros usuarios a diseñar y personalizar sus propios pactos, adaptados a sus necesidades y realidades.

Finalmente, pactar no es solo un acto formal; es un ejercicio introspectivo que permite a las partes entenderse y comprenderse mejor. Al sacar a la luz lo que se da por sentado, es probable que se descubran aspectos desconocidos o malentendidos. Sin embargo, es precisamente en este ejercicio donde radica la belleza y el poder de pactar. Es un testimonio vivo de la capacidad de las personas para conectar, confiar y construir juntas. En definitiva, pactar es, y siempre será, un homenaje a la conexión humana y a la confianza mutua.

Date de alta en Godebtor y cada vez será más fácil cerrar pactos

Reset password

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos un enlace para cambiar su contraseña.

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Ingresa con e-mail

Comience con su cuenta

para guardar sus activos favoritos y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Al hacer clic en el botón «INSCRIBIRSE», acepta los Condiciones de uso y Política de privacidad

Crear una cuenta de titular de activo

Administre sus listados, perfil y más

Ingresa con e-mail
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad